En defensa de la psicoterapia psicoanalítica


En defensa de la Psicoterapia Psicoanalítica

A propósito del programa de radio de Onda Cero, “Julia en la Onda”,  del 25 de noviembre de 2011

La Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP), que agrupa a 54 asociaciones de psicoterapeutas de los distintos modelos teórico-técnicos reconocidos por la comunidad científico-profesional, a propuesta de la Sección de Psicoterapia Psicoanalítica, que agrupa a veintiún asociaciones de psicoterapeutas psicoanalíticos de todo el Estado Español, presenta el siguiente Comunicado en relación a la edición emitida el pasado 25 de Noviembre por la emisora Onda Cero Radio del Programa “Julia en la Onda”, por el planteamiento y conducción de los contenidos del mismo referidos al Psicoanálisis, que lamentamos profundamente por su falta de rigor y veracidad (http://www.ondacero.es/audios-online/julia-en-la-onda/gabinete/gabinete-psicoanalisis_2011112500087.html).

Sólo un gran desconocimiento sobre esta práctica psicoterapéutica, junto con un notable prejuicio por parte de la presentadora, que no logró disimular, explica que el programa se convirtiera en un intento de descalificación general del Psicoanálisis.

A afrontar y aminorar los perjuicios a profesionales, a pacientes y a la sociedad en general por los inadecuados, desinformados, inveraces y tergiversados contenidos y juicios de valor vertidos en el mismo sobre la psicoterapia de orientación psicoanalítica, se dirige el presente comunicado.

QUEREMOS MANIFESTAR nuestro desacuerdo con la línea informativa planteada por la periodista conductora del programa. Por ello, esperamos tener la oportunidad de informar más adecuadamente sobre la disciplina psicoanalítica. Solicitamos disponer de un espacio radiofónico, en el mismo programa, para poder proporcionar una visión más completa y ajustada a la realidad contemporánea de los fundamentos, metodología y práctica terapéutica psicoanalíticas.

En este comunicado queremos hacer constar algunos puntos en que se asienta nuestra petición:

1. En FEAP (así como en otras organizaciones representativas) el Psicoanálisis y las Psicoterapias Psicoanalíticas pueden ser ejercidas por psicoterapeutas que alcanzan su acreditación desde una titulación universitaria -siendo Medicina y Psicología las consideradas idóneas- como base para el inicio de una formación postgraduada específica y rigurosa con requisitos y parámetros generales a otros modelos y específicos del modelo psicoanalítico bien definidos (www.feap.es).

2. Los Psicoterapeutas Psicoanalíticos han de reunir unos sólidos requisitos de formación teóricos y prácticos (técnica y clínica), análisis personal y supervisión de su práctica clínica. Dichos requisitos se encuentran regulados con carácter específico en la Sección Psicoanalítica de la FEAP como en los generales de la propia FEAP (www.feap.es).

3. Los Psicoterapeutas Psicoanalíticos han de realizar, y realizan, formación continuada rigurosa y acreditada en sus respectivas Asociaciones de pertenencia y en otros eventos de organizaciones nacionales e internacionales, en un continuo intercambio de aportaciones y evaluación de la práctica clínica, como propone el articulado vigente en EAP (la Federación Europea de Psicoterapia de mayor importancia en su ámbito en Europa) y en FEAP.

4. Los médicos y psicólogos que ejercen la Psicoterapia Psicoanalítica requieren, para el ejercicio de su práctica, de la pertinente colegiación en el Colegio Oficial correspondiente.

5. El Psicoanálisis, como disciplina y marco teórico para la comprensión del malestar psicológico, así como de los trastornos mentales y los de manifestación psicosomática, está amplia y sólidamente reconocido en los ámbitos universitarios europeos, estadounidenses, canadienses, australianos e iberoamericanos, así como en varios países del área asiática. El Psicoanálisis lleva a cabo su transmisión teórica y clínica bajo criterios de calidad, debidamente evaluados por estructuras pertinentes.

6. La gran vitalidad de que gozan actualmente la práctica y el pensamiento psicoanalítico en nuestro país se ve expresada en el importante número, que continúa siendo creciente, de profesionales de orientación psicoanalítica que trabajan tanto en los Servicios de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, como consultas y entidades privadas, en la atención psicoterapéutica a casos individuales (adultos, adolescentes y niños), familiares, de pareja y de grupo.

7. Es importante recordar que, en nuestro país, los estudios, la práctica y la investigación del psicoanálisis y en general de la Psicoterapia, sufrió un corte radical en su desarrollo a raíz de la guerra civil y la implantación de la dictadura franquista, que condicionó y restringió de forma extremada la circulación y expansión del pensamiento y la práctica psicoanalíticas. La comprensión de los procesos inconscientes fue relegada o anulada, y se excluyó básicamente (quedó el Dr. José Rallo en la Fundación Jiménez Díaz, con su Serv. de Psiquiatría, que fue acreditado por el Mº de Sanidad para la formación de Psiquiatras y que contó con una explícita y sólida orientación psicoanalítica) de los ámbitos académicos y profesionales. Esto, a su vez, comprometió gravemente el progreso y el conocimiento de la psicología profunda. No hay que olvidar que los escritos de Freud estuvieron proscritos durante el periodo de post-guerra.

Y, aunque el psicoanálisis actual no es sólo Freud (ni todo Freud), sino también todos los grandes clínicos y autores (muchos de ellos actuales), que han contribuído con sus aportaciones a enriquecer, ampliar y renovar la teoría y la práctica psicoanalíticas, en nuestro país todavía algunos sectores minoritarios y desinformados tienden a identificar al psicoanálisis casi exclusivamente con las primeras formulaciones de sus comienzos olvidando la potente, rigurosa y activa investigación que se produce tanto en ámbitos universitarios como clínicos y tanto en nuestro país como fuera del mismo.

Por tanto, esperamos que, en plena etapa democrática, los medios de comunicación –y en particular el programa radiofónico que ha dado lugar a este comunicado–, puedan ofrecer a la audiencia que les da su confianza una información también de confianza, que no esté sesgada por prejuicios o por desconocimiento de la materia.

Por último, no deja de sorprender que un programa no especializado en Salud Mental intente descalificar, a partir de comentarios y anécdotas o de opiniones vagas poco rigurosas, toda una línea de trabajo de profundidad psicológica y humana en Salud Mental. Más sorprendente aún es que no fuera invitado al programa ningún profesional del psicoanálisis ni psicoterapeuta acreditado. Creemos que no es forma de transmitir veracidad sobre esta materia, ni la mejor manera de aportar una crítica legítima y constructiva.

En definitiva, no compartimos un periodismo que se basa en la descalificación desinformada, y esperamos tener la oportunidad de contar con un espacio para la reparación, así como poder aportar una información más actual sobre el desarrollo de la teoría y la práctica del Psicoanálisis en el marco de la Psicoterapia científica, rigurosa y de calidad que viene promoviendo FEAP desde su creación hace 20 años en nuestro país.
En Madrid, Enero 2012